¿Tus plantas favoritas son los geranios? ¡Tienes suerte! En este artículo encontrarás la información adecuada para revivir su color y mantenerlos sanos durante mucho tiempo.

¡Revive el color de tus geranios con este método súper simple!

La mejor manera de revivir el color de tus geranios es fertilizar la tierra correctamente.

Esta planta necesita fertilizantes ricos en fósforo, nitrógeno y potasio, si no quieres gastar grandes sumas la mejor forma natural es la del café molido.

La elección de la tierra

No menos importante que la fertilización es la elección del suelo que debe ser ácido y rico en turba y arcilla. Recuerda siempre que se necesita un buen drenaje para tener una planta en perfecto estado de salud, por lo que una excelente costumbre es poner grava en la maceta antes de introducir la tierra.

Cómo regar los geranios

Durante los períodos cálidos deben estar constantemente húmedos ya que necesitan un suelo húmedo pero no saturado. Durante los meses de invierno, el suelo nunca debe secarse.

la temperatura ideal

Esta planta debe colocarse al sol a una temperatura entre 15 y 25°C. Durante el invierno es necesario proteger los geranios con una malla protectora.

Una olla del tamaño adecuado

El tamaño de la maceta varía según el tamaño de tu planta. Para una planta mediana el tamaño de la maceta es de 20 cm, para una planta grande se necesita una maceta de unos 40 cm.

Consejo importante

Quita siempre las hojas y flores muertas, esto permitirá que la planta vuelva a florecer y se mantenga saludable por mucho tiempo. 

Cómo proteger los geranios de cualquier plaga:

Jabón de Marsella – insecticida natural para las plantas

  • 100 g de jabón
  • 1 litro de agua

Preparación: reducir el jabón en escamas, poner en una cacerola con 1 litro de agua y derretir a fuego lento. Cuando todo esté completamente fluido, apaga y deja que se enfríe. Colocar en un frasco bien cerrado.

Uso : 10 ml de este producto en un litro de agua, poner en un nebulizador y pulverizar sobre la planta.

Canela contra los pulgones

Espolvorea canela en polvo sobre la planta. O preparar una decocción con canela en rama 4 o 5 ramas en un litro de agua. Una vez que se haya enfriado, rocíalo sobre la planta. Aún más potente es el aceite de canela de Ceilán, unas pocas gotas diluidas en agua son suficientes para lavar las hojas infestadas.

¡Feliz jardinería!