En el verano, las malas hierbas brotan de todas las juntas de adoquines, incluso las más estrechas. Los remedios naturales ayudan a mantener a raya las plantas no deseadas.

Las malas hierbas realmente parecen indestructibles. Desde la pequeña hoja brotada hasta la planta madura, a menudo solo toma unos pocos días, y luego es difícil deshacerse de ella. Las malezas que crecen entre los adoquines o las losas de las aceras son particularmente difíciles de controlar. Afortunadamente, existen remedios eficaces que pueden controlar las malas hierbas de forma natural.

1. El agua de la patata, el arroz o la pasta hace que las malas hierbas entren en las articulaciones

Las aguas de papa, arroz y pasta son excelentes remedios caseros para eliminar las malas hierbas de los porros. El residuo de almidón en esta agua de cocción actúa sobre las malas hierbas como un herbicida natural, ya que obstruye los llamados estomas (poros en la epidermis inferior de las plantas). Simplemente vierta el agua caliente después de hervir sobre las articulaciones afectadas y las malas hierbas se repelerán después de algunas aplicaciones.

2. Estiércol de ortiga

El estiércol de ortiga es una forma poderosa y ecológica de eliminar las malas hierbas. Reúna 1 kg de ortigas y colóquelas en un cubo que contenga 10 litros de agua. Deje fermentar la mezcla durante unas dos semanas, hasta que tenga un olor fuerte. Diluir el estiércol con agua (1/10) y verterlo sobre las articulaciones de las malas hierbas. El ácido que contiene daña tanto a las plantas que mueren. El estiércol de ortiga también se ha demostrado a menudo como un remedio casero para los pulgones.

Las malas hierbas crecen en las juntas de los adoquines. Los remedios caseros ayudan a eliminar las malas hierbas sin dañar el medio ambiente.

3. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es otro remedio casero probado y verdadero para las malas hierbas. Basta con disolver unos dos o tres paquetes de levadura en polvo en cinco litros de agua y verterlo sobre las articulaciones afectadas. El bicarbonato de sodio mata la hierba y evita que vuelva a crecer. Para ello, sin embargo, hay que utilizarlo con más frecuencia.

  • ¿Por qué se debe evitar el vinagre y la sal?

Aunque el vinagre y la sal a menudo se recomiendan como remedios caseros para el control de malezas, deben evitarse. El vinagre puede acidificar el suelo y dañar las plantas circundantes. La sal, por otro lado, puede dañar permanentemente el suelo e impedir que las plantas crezcan. Ambas sustancias también se pueden encontrar en el medio ambiente y causan problemas ecológicos. Cuando se utiliza en caminos pavimentados, como entradas de vehículos, incluso se pueden imponer multas elevadas. Por ello, es recomendable recurrir a alternativas más sostenibles, como los remedios caseros mencionados anteriormente, para eliminar eficazmente las malas hierbas de las articulaciones.