La lejía es un blanqueador fuerte que puede alterar el color de la ropa. Resultado: contacto con este producto y aparece una decoloración antiestética en la tela. Descubre cómo mitigarlo con ingeniosos consejos.

La lejía es un producto doméstico esencial para desinfectar y blanquear. ¿Único problema? Esto puede dejar marcas de decoloración en la ropa. Afortunadamente, es posible minimizar su apariencia con increíbles trucos caseros.

¿Cómo reducir las manchas de lejía en la ropa?

La lejía es un químico común que se usa para matar bacterias, hongos y gérmenes de todas las superficies. Solo que, en contacto con este líquido,  su  ropa puede decolorarse  y presentar antiestéticas marcas blanquecinas. No obstante, puedes reducirlas, siempre que actúes lo antes posible porque si la mancha se incrusta en el tejido, será difícil que desaparezca.

Manchas de lejía.

– Agua de colonia para atrapar una mancha de lejía

Las manchas de lejía pueden ser persistentes y dañar permanentemente tu ropa si no lo haces a tiempo. Existe una solución  para superar estas antiestéticas marcas . Tomará medidas de inmediato para obtener resultados significativos. Vierte colonia sobre la mancha tan pronto como la veas. Luego, lava como de costumbre. Si la marca no desaparece, frote suavemente con un algodón empapado en alcohol para suavizar el área decolorada.

Mancha de lejía 1 1 1 1 1

– Tiosulfato de sodio y agua para suavizar un rastro de lejía

Para deshacerte de una mancha de lejía, el tiosulfato de sodio, un ingrediente químico que puedes encontrar en las droguerías, te puede ser de gran ayuda. Mezcle una cucharada de este producto con una taza de agua. Una vez lista la preparación, empapa un paño en esta mezcla y frótalo suavemente sobre la marca blanquecina. Dejar actuar hasta 15 segundos antes de lavar la prenda en agua fría. Para reducir la raya, se recomienda dejar secar la ropa a la sombra porque el sol puede extender la raya.

Hay otros consejos para recuperar una prenda dañada por la lejía

Más allá de usar los ingredientes mencionados anteriormente, es posible usar otras técnicas ingeniosas para corregir una mancha de decoloración.

1- El alcohol doméstico es ideal para luchar contra los restos de lejía

Este ingenioso truco es especialmente efectivo para pequeñas manchas, especialmente en ropa negra, azul marino o gris. Comience  empapando un paño limpio en alcohol de 70°  y frote suavemente desde el exterior hacia el centro de la marca de lejía. Verás que el color original de tu ropa se extenderá sobre el área manchada. Esto coloreará el área blanqueada por el químico.

2- El tinte te permitirá encontrar el color de tu prenda manchada por la lejía

Después de reducir la extensión de tu mancha de lejía, es momento de teñir tu ropa estropeada con  este producto decolorante . Para ello necesitarás tinte que puedes encontrar en el supermercado o droguería. Tendrás que elegir el que más se asemeje al color de tu tela. También es necesario obtener un decolorante  para asegurar que el tinte quede bien fijado a la prenda . Atención, antes de aplicar este truco, se recomienda llevar un delantal y ropa blanca. Sigue las instrucciones del empaque del tinte ya que hay productos que requieren el uso de una lavadora y otros que deben usarse en una tina. ¡Encontrarás tu camiseta negra favorita como nueva!

Precauciones a tomar al usar lejía 

Hay algunos buenos consejos para evitar esas antiestéticas manchas. Si utiliza este producto blanqueador para su ropa, se recomienda que lea atentamente las etiquetas de su ropa. Y por una buena razón, es posible que algunos de ellos no admitan este ingrediente químico. También es importante seguir las instrucciones de la etiqueta de este último. Al utilizar lejía ,  es recomendable llevar ropa vieja por si se derrama  y guantes para evitar irritaciones. Por lo tanto, es una buena idea advertir a las personas a su alrededor que está utilizando este producto para que no entren en contacto con la superficie limpia.