Para tener plantas bonitas, frondosas y sanas, es fundamental cuidarlas. Además de proporcionar a tus plantas la cantidad de agua y luz que necesitan para crecer, las plantas también necesitan nutrientes. Para ello, puedes utilizar ingredientes naturales que todos tenemos en nuestra cocina.

Algunos ingredientes naturales y fácilmente disponibles son eficaces para fertilizar las plantas y proporcionarles los nutrientes que necesitan para un crecimiento sano y vigoroso. Es el caso de un ingrediente que podemos añadir a nuestra maceta para nutrirlas.

¿Qué ingrediente se debe añadir a las macetas para favorecer su crecimiento?

Utilizado en la cocina para realzar nuestros platos, este ingrediente también tiene otros usos inesperados. Por lo tanto, se puede utilizar para cuidar las plantas y promover su crecimiento saludable. Y nuestro ingrediente más importante no es otro que el arroz.

Estos son los diferentes beneficios del arroz como fertilizante natural para las plantas

El arroz es un ingrediente útil para las plantas. Es rico en vitaminas, calcio, hierro, potasio, zinc, fósforo, fibra y aminoácidos. Estos nutrientes son ideales para alimentar tus plantas con flores y promover su crecimiento saludable. Para hacer esto, espolvoree los granos de arroz en la tierra de sus macetas y riegue la tierra. Cuando entran en contacto con el agua, los granos de arroz se hinchan y liberan almidón. Este último también es útil para las plantas. Les proporciona energía y estimula su crecimiento.

Hay que tener en cuenta que existen otros fertilizantes naturales además del arroz para fertilizar las plantas, como las bolsitas de té verde, los posos de café, las cenizas de madera o la cáscara de plátano o cítricos, que enriquecen el compost de forma muy eficaz.

Agua de arroz, un fertilizante orgánico para plantas con flores

El agua de arroz es eficaz para alimentar a las plantas. Es rico en fósforo, nitrógeno y potasio, que también son nutrientes importantes para las plantas. Esto se debe a que el fósforo estimula la floración y fructificación de las plantas, el potasio ayuda a mantener las plantas vigorosas y sanas, y el nitrógeno promueve el crecimiento de las hojas y tallos verdes de las plantas.

El agua de arroz se considera un fertilizante natural porque el almidón que contiene promueve el desarrollo de bacterias buenas en el suelo, que ayudan a las raíces a alimentarse y las hacen más fuertes y saludables.

Para alimentar y fertilizar tus plantas, remoja el arroz en agua durante 40 minutos. Luego limpie un frasco con vinagre blanco para mantener el agua de arroz en él. Para aprovechar los beneficios de esta agua, es recomendable mantener el frasco alejado de la luz, ya que esto evita el crecimiento de bacterias. Cierre el frasco con un paño de algodón sujeto con una banda elástica y asegúrese de que pueda pasar el aire. Puede almacenar su fertilizante líquido durante dos días.

Como agua de riego, puedes utilizar agua de arroz que aplicarás una vez a la semana durante 15 días. Este método, a diferencia del primero, permite que los nutrientes se liberen rápidamente en el suelo.

El agua de arroz se puede utilizar para fertilizar plantas con flores o arbustos como las rosas, pero también plantas de interior como la sansevieria o el bambú y plantas vegetales como los tomates. Ten en cuenta que el agua de arroz no debe estar caliente ni salada, ya que podría dañar tus plantas.

Consejo:

  • Recuerde también guardar el agua de cocción para la pasta o las verduras. Esto se utilizará como fertilizante líquido para fertilizar sus plantas.
  • Utilizado como grano o agua, el arroz puede proporcionar a sus plantas de maceta los nutrientes que necesitan para convertirse en plantas vigorosas y exuberantes, sin necesidad de fertilizantes químicos.