¿Te gustaría tener un laurel sano en tu balcón en todo momento? A continuación, te damos algunos consejos que siempre debes seguir para que nunca te metas en problemas de ningún tipo.

El laurel es una planta de hoja perenne que tiene increíbles beneficios para nuestra salud. Es una planta aromática que puede condimentar de forma óptima muchas recetas y aportar considerables beneficios a nuestro organismo. Las hojas de laurel se utilizan para hacer sabrosos condimentos para diferentes platos de carne y similares. También se utilizan para preparar infusiones, infusiones e incluso, en algunos casos, productos alcohólicos como licores.

Muy a menudo, las personas compran hojas de laurel directamente en el supermercado, sin saber lo cómodo, conveniente y fácil que es cultivar una planta de laurel en su balcón o en su jardín.

Tener una hoja de laurel siempre disponible en casa puede ser muy importante, tanto para la preparación de sabrosas recetas culinarias como para otros aspectos específicos.

Como ya hemos dicho, las propiedades beneficiosas del laurel son innumerables. Por ejemplo, cuando se usa como decocción, infusión o té de hierbas, ayuda a aliviar diversas dolencias y mejora significativamente nuestra digestión. El laurel también alivia muchos trastornos intestinales y la hinchazón abdominal. También se cree que esta planta tiene la capacidad de combatir la aerofagia.

En este artículo, sin embargo, no queremos escribir un tratado sobre las propiedades beneficiosas del laurel, sino descubrir algunas técnicas para garantizar que el laurel crezca siempre de forma sana y abundante. Averigüemos toda la información al respecto.

Consejos para hacer que el laurel germinado crezca mejor en el balcón de la casa

Dijimos que cultivar una planta de laurel desde el momento en que está en su balcón es realmente bastante simple. Así que averigüemos cómo asegurarnos de que crezca en perfecto estado de salud sin sufrirlo. El cultivo de laurel se puede realizar plantando las semillas o plantando un nuevo brote del arbusto. Para cultivar en macetas en el balcón, se recomienda la técnica de plantación con semillas.

El suelo en el que plante su laurel debe ser lo suficientemente blando y bien drenado. Además, al contrario de lo que se podría pensar, no debe contener una gran cantidad de nutrientes orgánicos. Basta con que el suelo sea universal y rico en fertilizantes y humus de lombriz. Puedes obtener más información en tu vivero de confianza.

La maceta en la que se planta el brote de laurel debe ser de tamaño mediano. Es importante promover el desarrollo radicular tanto como sea posible. Debe tener algunos agujeros para permitir que el agua se drene y evitar que se estanque peligrosamente.

En la maceta, debe verter la tierra para macetas descrita anteriormente. Todo lo que tienes que hacer es colocar tu plántula en la maceta con la tierra. Ahora echemos un vistazo a la mejor manera de cultivar y cuidar esta plántula a lo largo del tiempo. Aquí hay algunos consejos.

Cultivar en el balcón: estas son las mejores estrategias

No todas las plantas tienen las mismas reglas o los mismos lugares para crecer de manera óptima. De hecho, difieren según la naturaleza del suelo, la elección de la ubicación -normalmente a la sombra o al sol-, la cantidad de agua necesaria para regar y muchos otros factores. Nuestra plántula de laurel debe colocarse principalmente a la sombra, pero no dudará en recibir luz solar de 3 a 4 horas al día.

Sin embargo, es importante que no esté iluminado directamente por los rayos solares, ya que podría “sufrir” esta afección durante demasiado tiempo. El balcón, en una zona iluminada y poco iluminada, es el lugar ideal para instalar su laurel.

Por lo tanto, cuando se trata de regar, es importante no dar demasiada agua a la plántula. Haga esto solo cuando el suelo esté particularmente seco. Además, como ocurre con todas las plantas, lo mejor es regar durante las horas más frescas del día. Así que elige el comienzo de la mañana o el final de la tarde.

Como ya hemos mencionado, puedes quitar las hojas de tu planta que utilizarás para tus preparaciones culinarias. Es necesario utilizar unas tijeras muy limpias, pero sin quitar ni una sola hoja de la rama. Por el contrario, debe cortar toda la rama para que el crecimiento no se detenga y pronto pueda desarrollarse una nueva rama.