Los girasoles anuales son fáciles de cultivar en el jardín a partir de sus grandes semillas. Las presentaciones de semillas en los centros de jardinería y en Internet demuestran que los productores han desarrollado una gran selección de variedades. Estos incluyen no solo selecciones con colores inusuales o canastas de flores completas. También hay disponibles alturas muy diferentes. Algunas variedades se ramifican fuertemente y, por lo tanto, florecen durante un tiempo extremadamente largo. Las variedades ramificadas, que alcanzan una altura de unos 120 centímetros, son especialmente adecuadas para el cultivo en macetas. Por supuesto, los gigantes de un solo tallo también pueden crecer en macetas, pero entonces los contenedores deben ser lo suficientemente grandes y pesados para que haya suficiente espacio disponible para las raíces y las plantas no puedan volcarse.

Girasol en macetas: así es como se hace

  • Elija variedades compactas que sean adecuadas para cultivar en macetas.
  • Utilice macetas suficientemente grandes y pesadas que tengan al menos 30 centímetros de profundidad.
  • Dale a los girasoles un lugar soleado y riégalos regularmente, especialmente en los días calurosos.
  • Fertilice los girasoles semanalmente con fertilizante líquido.

¿Qué girasoles son adecuados para la maceta?

No cometas el error de elegir tu girasol basándote únicamente en el tipo de cesta de flores. No confíe únicamente en la apariencia de la flor, sino especialmente en las indicaciones de altura y la descripción de la ramificación. Solo así encontrará la variedad adecuada que se adapte perfectamente a su idea de decoración.

Para macetas pequeñas y cajas de balcón, se recomienda utilizar girasoles enanos, como las variedades

  • ‘Big Smile’ (35 cm)
  • ‘Pacino’ (30 cm)
  • ‘Osito de peluche’ (70 cm)
  • ‘Mancha solar’ (60 cm)
  • ‘Sonrisa soleada’ (50 cm)
  • ‘Garden Statement’ (80 cm).

Los ejemplares de tamaño mediano alcanzan entre 1 y 1,5 metros de altura. Son adecuados para reverdecer terrazas y balcones en macetas. Por ejemplo, puedes encontrar las siguientes variedades:

  • ‘Waooh’ (90 cm)
  • ‘Sol Naranja’ (140 cm)
  • ‘Piccolo’ (100 cm)
  • ‘Vanilla Ice’ (120 cm).

Consejo: Si eliges una planta con flores de finales de abril, averigua qué tan grande crecerá un girasol pequeño y regordete cuando sea adulto, de lo contrario puedes llevarte una sorpresa.

¿Cómo se plantan los girasoles en contenedores?

Los girasoles compactos tampoco son adecuados para macetas de balcón estrechas. Incluso las variedades más pequeñas necesitan una maceta de al menos 20 centímetros de diámetro y 25 o incluso 30 centímetros de profundidad para un crecimiento saludable y una floración abundante. Finalmente, antes de plantar, se debe agregar una capa de drenaje de unos dos centímetros de gránulos o material similar sobre el orificio de drenaje de la maceta. De esta manera, el agua no podrá estancarse durante el riego.

En recipientes adecuados, los girasoles se pueden utilizar incluso como protección visual.

¿Qué cuidados necesitan los girasoles en maceta?

El alto follaje de los girasoles evapora mucha agua cuando hace calor. Y como no son artistas de la sed, siempre debes regar lo suficiente. A más tardar, cuando las hojas se inclinan ligeramente, es hora de regar. Los girasoles que se han secado se recuperan solo de manera muy imperfecta, si es que lo hacen. Un suministro continuo de fertilizante es tan importante como un riego completo. El fertilizante líquido es el más adecuado para girasoles en macetas. Los girasoles, con sus tallos altos y flores grandes y brillantes, tienen un gran apetito y toleran una dosis completa cada semana, desde el comienzo de la floración hasta el otoño.